Monumento a los alcaldes de Cádiz

"Concurso de Mejores Cementerios 2018"

8Monumento a los alcaldes de Cádiz

Esta obra se realizó a petición del Ayuntamiento de Cádiz bajo la ejecución de la artista Presentación Navarro. Cuenta con una representación de los arcos del pórtico del Ayuntamiento de Cádiz a modo de siete arcadas, bajo las cuales, se colocó un busto de cada uno de los alcaldes enterrados.
Este monumento acoge los restos de los alcaldes gaditanos que estaban enterrados en el Cementerio de San José: D. Adolfo de Castro Rossi, D. Juan Valverde y Cubells, D. Eduardo Genovés y Puig, D. Enrique Díaz Rocafull, Cayetano del Toro y Quartiellers, y Manuel de la Pinta Leal. Quedan en cambio en Cádiz, los restos del alcalde Fermín Salvochea y Álvarez, junto con la tumba de D. Rosendo, en la entrada a la capilla del cementerio de S. José de Cádiz.

El Monumento fue inaugurado en el año 2009.



A continuación le resumimos algunos de los aspectos más destacados de la vida de cada uno de ellos:

ADOLFO DE CASTRO Y ROSSI (1823-1898)
Adolfo de Castro y Rossi nació en Cádiz el 6 de septiembre de 1823. Fue Alcalde de Cádiz, Gobernador de Cádiz y Huelva, Secretario del Gobierno en Sevilla, Académico de las Buenas Letras de Sevilla, de las Bellas Artes de Cádiz, y correspondiente de las Reales Academias de la Lengua, de la Historia, y de Ciencias Morales y Políticas. Fue Director del periódico La Palma de Cádiz,y ejerció con éxito la crítica teatral.
Su labor como Alcalde fue notoria: creó escuelas, realizó importantes gestiones para conseguir la llegada del ferrocarril a la ciudad, ordenó el adoquinado de las calles y ahí está el nomenclátor de 1855, en que se dio el nombre de hijos ilustres de Cádiz a las calles de la ciudad.
En 1858 publicó la monumental obra “Historia de Cádiz y su Provincia” cuya consulta sigue siendo indispensable para los que quieren aproximarse al conocimiento de nuestra ciudad. También publicó un extenso trabajo sobre la Guerra de la Independencia en Cádiz, y otros estudios de carácter histórico.
El 21 de marzo 1886, Adolfo de Castro capitaneó la recuperación del Ateneo, relanzándose de nuevo el mismo con otros 325 socios.
En 1891 dona una parte importante de su biblioteca al Ateneo de Cádiz.
1898 fue un año triste para España, en general, y para el Ateneo, en particular. En aquellos meses fallece Adolfo de Castro. En la misma biblioteca que Castro había vivificado con sus conferencias y enriquecido con sus libros será velado por los ateneístas el cadáver del historiador gaditano el 13 de octubre de 1898. Muerto en la mayor pobreza, la biblioteca del Ateneo fue el refugio de su féretro.
El Excmo. Ayuntamiento acordó colocar una hermosa lápida conmemorativa en la casa que falleció, situada en la calle Cervantes, y le dedicó la calle del Molino donde había vivido algún tiempo.

JUAN VALVERDE Y CUBELLS (1811-1871)
Juan Valverde y Cubells nació en Valencia en 1811. Comerciante, se estableció muy joven en Cádiz, prestando siempre gran interés a los asuntos públicos. Miembro de la Unión Liberal de O´Donell, Valverde ocupó en dos ocasiones la Alcaldía de Cádiz, y su labor puede considerarse de las más fructíferas y brillantes entre los regidores de Cádiz. Gestionó la llegada del ferrocarril hasta Cádiz, lo que supuso una mejora trascendental para la vida, la industria y el comercio gaditano. En el aspecto urbanístico, Valverde acometió la reforma de la plaza de la Catedral. Esta obra sería finalizada por otro alcalde que inició su vida política junto a Valverde, Eduardo Genovés. Durante su mandato se llevó a cabo la construcción del Gran Teatro de la plaza de Fragela cuya inauguración tuvo lugar, precisamente, pocos días antes de su fallecimiento. Pero la mayor fama de Valverde, vendría por su apoyo constante y decidido a las fiestas de Cádiz. Fue el primer mandatario que comprendió la importancia de las fiestas de Carnaval, y por ello procuró dotarlas de atractivos para los forasteros. Suya fue también la idea de celebrar unas fiestas veraniegas, que serían conocidas como la Velada de los Ángeles. Valverde falleció en julio de 1871, mientras ocupaba la Alcaldía de Cádiz. El Ayuntamiento acordó, por unanimidad de todos los concejales, dar su nombre a la calle del Beaterío, en cuyo número 10 vivía el fallecido, y colocar su retrato en la galería de hombres ilustres.

FERMIN SALVOCHEA Y ÁLVAREZ (1842-1907)
Nació en la Plaza de las Viudas, de una familia de origen navarro. Su abuelo paterno se había establecido en Cádiz, procedente de Navarra, para dedicarse al comercio.
A los 15 años su padre, siguiendo las tradiciones de la burguesía mercantil gaditana, a la que pertenecían, le envía a Inglaterra para que se familiarice con las técnicas comerciales, permaneciendo en Londres y Liverpool cinco años. Regresa a Cádiz con 21 años, con ansias de reformar la sociedad. Se hace conocer por su tolerancia y generosidad.
Líder indiscutible del Cantón de Cádiz, fue alcalde de dicha ciudad durante la Primera República, donde tomó numerosas medidas para limitar la influencia de la iglesia. Al finalizar el episodio del cantón, es apresado por las tropas del general Pavía, juzgado en Sevilla y condenado a cadena perpetua, permaneciendo varios años detenido en el Peñón de Vélez de la Gomera y en Ceuta, plazas de soberanía españolas en el norte de África. Renunció al indulto que le consiguió el Ayuntamiento de Cádiz en 1883, escapándose a Marruecos.
Al fallecer Alfonso XII es nuevamente amnistiado, y vuelve a Cádiz, donde funda el periódico El Socialismo.
Organiza los primeros actos por el Primero de Mayo en Cádiz en 1890, motivo por el que es detenido preventivamente al año siguiente. Estando en la cárcel tiene lugar el Motín Agrario de Jerez de la Frontera de 1892, en el que es implicado por falsos testimonios y por el que es condenado a 12 años de prisión. Una nueva amnistía le permite salir de la cárcel en 1899, y marcha de nuevo a Cádiz donde pronto partirá hacia Madrid.
Renuncia a su herencia y a las posesiones familiares, que entrega a los más necesitados, decidiendo llevar una vida lejos de todo lujo material, cercana a la indigencia.
De vuelta a Cádiz, fallece el 28 de septiembre de 1907, tras caer de la tabla que le hacía las veces de cama. Su entierro fue una gran manifestación de duelo popular. Durante el entierro, empezó a llover “a cántaros”, cuando la comitiva pasaba al lado del ayuntamiento. El alcalde ofreció que entrasen en el ayuntamiento diciendo: “Esta es su casa. Que no salga de ella hasta que no acabe la lluvia”.

EDUARDO GENOVES Y PUIG (1839-1897)
Eduardo Genovés, Alcalde, presidente de la Diputación, senador del Reino, hijo adoptivo y benemérito de Cádiz y poseedor de numerosas distinciones. Sin embargo Eduardo Genovés y Puig siempre será conocido en Cádiz, como el que dio nombre al antiguo parque de las Delicias.
Genovés había llegado a Cádiz siendo muy niño. Dedicado a los negocios, pronto su vida estaría dedicada a la política, ya que en 1863, con apenas veinticuatro años, es nombrado regidor de la ciudad. De esa época data el primer gran proyecto de Genovés para la ciudad de Cádiz: el ensanche de la plaza de la Catedral. Esta obra, de gran trascendencia para la vida de la ciudad, la culminaría el propio Genovés, cuando a finales del siglo XIX ocupó la alcaldía de Cádiz.
Militó siempre en las filas conservadoras, fundando el periódico “La Voz de Cádiz”. Tras el derrocamiento de Isabel II, Eduardo Genovés colaboró con Antonio Cánovas del Castillo para conseguir la restauración monárquica en la persona de Alfonso XII.
En 1885 ocupa la presidencia de la Diputación Provincial, defendiendo el mantenimiento de la Carraca como factoría naval y medio de subsistencia de multitud de obreros gaditanos. Esas gestiones, hicieron que Genovés fuera nombrado hijo predilecto de la ciudad de San Fernando.
Durante su última etapa al frente del Ayuntamiento, Genovés acometió la reforma del paseo de las Delicias. Una reforma que había iniciado el alcalde Juan Valverde, de cuya política y proyectos era fiel seguidor Eduardo Genovés.
Retirado de la política, el 5 de julio de 1897, Eduardo Genovés sufrió un ataque al corazón, mientras paseaba por el parque que lleva su nombre. Tres días más tarde fallecía en su domicilio de la plaza Gaspar del Pino.

ENRIQUE DÍAZ ROCAFULL (1851-1919)
Doctor en Medicina, Liberal, Hermano Mayor de la Santa Caridad, Masón perteneciente, como Cayetano del Toro del que fue amigo, a la Logia “Hijos de Hiram” en la que ingresó en 1872.
Fue alcalde de Cádiz desde el 1 de enero de 1902 al 3 de enero de 1903, aunque anteriormente, siendo primer teniente alcalde, se hizo cargo de la alcaldía durante un mes, al dimitir por motivos de salud Eduardo López Aldazabal.
Como dato curioso destacar que estuvo como médico en la apertura oficial del sarcófago fenicio de Cádiz, en 1887.
En 1902 fue nombrado primer catedrático de oftalmología de la facultad de Medicina de Cádiz. Y en 1916 fue Presidente de la Real Academia de la misma facultad. Al año siguiente establece el Colegio Oficial de médicos de la provincia.

CAYETANO DEL TORO Y QUARTIELLERS (1842-1915)
Cayetano del Toro y Quartiellers nació en Cádiz el 4 de octubre de 1842. Doctor en Medicina y Cirugía. Estudió en nuestra Facultad de Medicina, especializándose en Oftalmología, llegando a ser uno de los mejores médicos de España, y reconocido internacionalmente, gracias a sus numerosos trabajos científicos publicados.
Desde muy joven Cayetano del Toro compaginó su profesión médica con la dedicación a la política, perteneciendo al partido liberal de Sagasta.
El 3 de marzo de 1906 dieron comienzo las obras de derribo de las murallas de Cádiz, con el fin primordial de paliar la crisis obrera. Otras realizaciones de Cayetano del Toro, fueron las obras de ampliación del muelle o el ensanche de la ciudad hacia Extramuros. Desde el Ayuntamiento dio un fuerte impulso a las celebraciones de Semana Santa.
Del Toro desarrolló a lo largo de su vida una enorme actividad cultural, presidiendo la Real Academia de Cirugía de Cádiz, así como la de Bellas Artes. Fue fundador del Museo Arqueológico y del Museo de las Cortes de Cádiz. Como Presidente de la Diputación, organizó la Exposición Marítima Nacional de 1887.
Como médico atendió gratuitamente a infinidad de pobres, lo que unido a su actividad política, hizo que fuera muy querido y admirado por todos.
Cayetano del Toro falleció en su domicilio de la calle Istúriz, el 2 de enero de 1915. Durante su entierro se produjeron graves incidentes debido a que los obreros de la ciudad insistieron en llevar a hombros el cadáver de su benefactor. Al ser del Toro hermano de la Santa Caridad, su entierro debía ser sin honores. Cuando el cortejo fúnebre llegó a la calle Prim, la multitud impidió que continuara su marcha y varios trabajadores cortaron con navajas las correas de los caballos que arrastraban la carroza y sacaron el féretro a viva fuerza. A hombros de trabajadores fue llevado el féretro hasta el Cementerio, parando previamente en el Ayuntamiento.
Años más tarde y por suscripción popular se levantó un monumento al doctor Cayetano del Toro. Dicha estatua fue colocada en la plaza del Mentidero y años más tarde fue llevada hasta la plaza de Fragela donde está situada actualmente.

MANUEL DE LA PINTA LEAL (1905-1936)
Manuel de la Pinta Leal nace en Málaga en el año 1905. Su padre era carabinero y fue destinado a la ciudad de Cádiz. Estudió en la Facultad de Medicina de Cádiz y obtuvo el título de Medicina y Cirugía en el año 1927 con un brillante expediente. Fue profesor adjunto de dicha Facultad de Medicina.
Aproximadamente en el año 1935 cursa oposiciones en Madrid para la cátedra de Médico Forense, obteniendo el número uno. Fue alcalde de Cádiz en dos períodos: de 1933 a 1935 y del 20 de febrero de 1936 al 18 de julio del mismo año.
Realizó una gran labor social mejorando la sanidad pública municipal. Efectuó mejoras en la Plaza Mina, pavimentación de la calle y plazas y reparación de las murallas del Campo del Sur.
Manuel de la Pinta volvía a Cádiz desde Madrid el 18 de julio, pese a los consejos de su familia, que le pedían que se quedase en la capital o que partiese inmediatamente para Tánger. Fue detenido en Córdoba junto con el resto de los viajeros de su tren. Le identificaron y pasó a formar parte de los numerosos detenidos en esas fechas. Dos meses y medio después, fue fusilado (30 de septiembre de 1936), por defender la República.
El pasado 2006 fue nombrado Hijo Adoptivo a título póstumo.


«« Ruta anterior
7

Panteón de Carranza

Panteón de Carranza

En este panteón se encuentra enterrado Ramón de Carranza que fue alcalde de la ciudad entre los años 1927 y 1931 y durante parte de 1936. Fue militar y llegó a participar en la guerra de Cuba al mando...

Ver ficha de ruta
Ruta siguiente »»
9

Busto del “Bojiga de Cádiz”

Busto del “Bojiga de Cádiz”

Gitano del barrio de Santa María. Hijo de José Jiménez, apodado, “El Piti”, y de María Antúnez llamada, “María la del Piti”, tuvo tres hermanos, José,...

Ver ficha de ruta
Pulsa para cerrar

Horarios Autobus

Autobus
15

Salidas desde Chiclana
a C.Mancomunado

Rio Iro
10:45 - 12:00 - 16:30 - 17:30
Huerta Rosario
10:50 - 12:05 - 16:35 - 17:35
Venta El Poblaó
10:55 - 12:10 - 16:40 - 17:35

Salidas C.Mancomunado
a Chiclana

Cementerio Mancomunado
11:00 - 12:15 - 16:45 - 17:45
LUNES A DOMINGO Y FESTIVOS
Duración aproximada de las rutas, 15 minutos.
Descarge el PDF para ver la ruta detallada
Linea M
21

Salidas desde Cádiz
a C.Mancomunado

Plaza España
10:00
Plaza Asdrúbal - San Severiano
10:10
Hospital - Segunda Aguada
10:13
Telegrafía- Estadio
10:16
J.Vargas - S.J.Bosco (S.Fdo.)
10:27
Llegada a C. Mancomunado
10:77

Salidas C.Mancomunado
a Cádiz

C. Mancomunado
12:45
J.Vargas - S.J.Bosco (S.Fdo.)
13:05
Telegrafía- Estadio
13:16
Hospital - Segunda Aguada
13:19
Plaza Asdrúbal - San Severiano
13:22
Llegada a Plaza España
13:32
SÁBADOS, DOMINGOS Y FESTIVOS
Duración aproximada de las rutas, 47 minutos.
Descarge el PDF para ver la ruta detallada
Linea
F

Salidas desde El Marquesado
a C.Mancomunado

El Marquesado
09:30 - 11:00 - 12:30 - 13:48

Salidas C.Mancomunado
a El Marquesado

Cementerio Mancomunado
10:10 - 11:40 - 13:10
SÁBADOS, DOMINGOS Y FESTIVOS
Descarge el PDF para ver la ruta detallada
AVISO IMPORTANTE:
Los tiempos de salida de cabecera son fijos, mientras que los tiempos de paso por las zonas intermedias estarán sujetos a las condiciones del tráfico, y están referidas al tiempo de paso por la primera parada dentro de la zona.